Sweeney Todd

(2007) EEUU
DIRECCIÓN Tim Burton
MÚSICA Hugh Wheeler
REPARTO Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman

Venganza a golpe de música

Sorprendente, ese sería el primer adjetivo que me viene a la mente. El musical Sweeney Todd narra la historia de un barbero que tras largos años de prisión regresa a Londres sediento de venganza. Se instala encima de una pastelería, donde con la ayuda de la pastelera buscará a los que le destrozaron la vida.

La ambientación de un Londres oscuro, sucio y triste me parece muy efectista. A esto se suma que Johnny Depp y Helena Bonham Carter cumplen sus papeles musicales de una manera bastante más que digna.

Lo interesante, lo impactante o, mejor dicho, lo que convierte a este film en extraño es la visión que se da de un asesino paranoico y sádico. Tim Burton justifica las acciones del barbero, pero lo hace con tanto arte que en algunos instantes dudas de si de verdad está mal matar. Burton nos propone una obra de gran calidad artística. Arte para matar, para cantar, para mirar y sobre todo el arte de la sangre que intensifica su color rojo para decirnos justo eso, que también la muerte y la sangre pueden ser  bellas.


Tras unas cuantas alabanzas, paso a las cosas malas o muy mejorables. Primero y más importante, tu oído debe ser muy, muy tolerante: las canciones se repiten y como vuelva a oír la canción I steal you Johanna, me suicidaré. Segundo, creo que lo de utilizar para la pastelería  la carne de los muertos es pasarse un poco (un toque muy Burton en apariencia, aunque lo debemos más al autor de la obra de teatro). Tercero, aparte de Depp y Bonham Carter el resto de actores (varios ex-Harry Potter) no transmiten nada y su presencia solo estorba. Y aunque he dicho que la ambientación está muy lograda, quizá en algunos casos resulta forzada.

Por último, la relación entre la hija del barbero y el marinero es de las peores que he visto nunca, no solo es ñona sino que entre ellos dos existe el mismo feeling que entre un zapato y una nevera. En definitiva, una película normalita. Durante la hora y media sufres, ríes, pero sobre todo te sorprendes.

Álvaro Martí

Todos los datos de Sweeny Tood

La Invención de Hugo

(2011) EE.UU.
DIRECCIÓN Martin Scorsese
GUION John Logan basado en el libro de Brian Selznick
MÚSICA Howard Shore
FOTOGRAFÍA Robert Richardson
REPARTO  Ben Kingsley, Asa Butterfield, Chloe Grace Moretz, Sacha Baron Cohen

La amas o la odias

Con muchas ganas me senté en la butaca para ver la nueva película de Scorsese. Con 11 nominaciones a los Oscars en mí todo era ilusión, incertidumbre y alegría por tener la posibilidad de verla antes de la gala. Toda esa ilusión se evaporó durante de la primera hora del film donde una lentitud pocas veces vista en Scorsese abomina y adormila al espectador.

Martin Scorsese deja de lado sus películas de gángsters, de suspense para, según él, hacer una película de aventuras y de magia para niños. Siento decir que para nada un niño es capaz de interesarse por la historia. Un relato ambientado a principios del siglo XX en la ciudad de París donde un niño llamado Hugo vive y trabaja en el reloj de la estación de tren. Lo único que tiene es una extraña máquina que, con la ayuda de una niña y un vendedor de juguetes, tendrá que encontrar el propósito para el que fue creada, mientras tratará de huir del inspector de la estación.


Tras la primera hora de aburrimiento, el espectador se mete de lleno en una aventura donde la ambientación, fototografía y música del París de comienzos de siglo XX rozan la perfección. Por otro lado, todos los actores, a excepción de la mujer del vendedor, tienen una actuación bastante pobre. Todos muy planos y poco creíbles donde Hugo roza en algunos compases el ridículo y la mofa. No me extraña que no tenga ninguna nominación de actores a los Oscars.

La película gracias a la segunda hora se salva y es capaz de sacar  algunas sonrisas al público. Pero lo más destacabale es la perfecta balada que construye Scorsese hacia los orígenes del cine.

Álvaro Martí

Todos los datos de La Invención de Hugo

Los Descendientes

(2011) EE.UU.
DIRECCIÓN Alexander Payne
GUIÓN Alexander Payne y Nat Faxon
REPARTO  George Clooney, Shailene Woodley y Amara Miller

Compleja, como la vida misma

Ambientada en las paradisíacas islas de Hawai, en Los descendientes un hombre de negocios se enfrenta de repente ante el coma de su mujer tras un acccidente acuático. Así, comienza su “trabajo” de padre ante sus dos hijas y un suegro que lo odia a la vez que tiene una venta importante entre manos.

Alexander Payne, director de Entre copas y A propósito de Schmidt vuelve con una película que destila realismo por todos sus poros. George Clooney, que hace sin duda la mejor interpretación de su carrera, alcanza un nivel empático increíble, especialemente gracias a primeros planos manejados de manera espectacular. La relacion familiar tan cotidiana -tan surrealista y a la vez tan real- consigue que el espectador se sienta identificado y piense que es una historia real y no una película.

No menos destacable es la actuación de las dos hijas. Los diálogos bastos y sin filtros, los gestos, los primeros planos descargan durante toda la película sentimientos contradictorios hacia unas chicas en las “peores edades” -la preadolescencia y otra saliendo de ella- alcanzando poco a poco la madurez. Unos personajes que con el transcurso de la película uno pasa de odiarlos y criticarlos a sentir compasión, a comprenderlos, e incluso a amarlos.

Película que resalta las relaciones familiares en todos los ámbitos: el abandono, la infidelidad, el valor de las herencias y sobre todo el dolor por la pérdida de un ser querido.

Crítica,compasión, alegría ,dolor, pérdida y sobre todo amor en dos horas de cine.

Álvaro Martí

Todos los datos de Los Descendientes