Ya no estoy aquí

(2019) México
DIRECCIÓN Y GUION Fernando Frías de la Parra
FOTOGRAFÍA Damián García
REPARTO Juan Daniel García Treviño, Angelina Chen, Adriana Arbelaes, Leo Zapata, Coral Puente, Jonathan Espinoza, Yesica Silva

El cholo y otros extremos

«A todos, en algún momento, se nos ha revelado nuestra existencia como algo particular, intransferible y precioso. Casi siempre esta revelación se sitúa en la adolescencia. El descubrimiento de nosotros mismos se manifiesta como un sabernos solos; entre el mundo y nosotros se abre una impalpable, transparente muralla: la de nuestra conciencia.» Con estas palabras inicia Octavio Paz El laberinto de la soledad, y podrían ser el resumen de la excelente Ya no estoy aquí de Fernando Frías de la Parra, estrenada en Netflix, que cuenta la historia de un joven mexicano en busca de su supervivencia y su identidad.

ya-no-estoy-aqui-netflix

Paz escribía esas palabras para hablar de los “pachucos”, esa población de origen mexicano en Estados Unidos que se distinguía por su modo de vestir estrafalario y su vida en torno a un estilo musical determinado, como cristalizó Luis Valdez en el musical y después película Zoot Suit (1981). Y prácticamente todo lo que podía decirse de los pachucos el siglo pasado puede decirse hoy de los cholos, que están en el centro de la trama de esta película. Concretamente, la subcultura conocida como Kolombia, compuesta por jóvenes de las zonas marginadas de Monterrey que escuchan variaciones de cumbias colombianas y se dividen en pandillas.

ya-no-estoy-aqui.-revista-mutaciones-e1591368232933-720x431-1

El protagonista de Ya no estoy aquí es Ulises, el líder de la pandilla de los “terkos”. Toda su apariencia es un grito que busca una identidad que afirmar. La película se divide en dos líneas temporales. Por un lado, el presente de Ulises como inmigrante en Estados Unidos y sus esfuerzos por sobrevivir sin conocer siquiera el idioma, donde encuentra ayuda de personajes como la adolescente de ascendencia china Lin, o la prostituta colombiana Gladys. Igual de interesante es su pasado meses atrás en Monterrey, donde la película muestra la particularidad de la subcultura Kolombia: sus bailes, sus indumentarias, su peculiar modo de hablar que es casi un dialecto y que hará que muchos hispanohablantes tengan que ver esta película con subtítulos.

ya-no-estoy-aqui-netflix-pelicc81cula-640x360-1

Frías firma así su segundo largometraje de ficción, con la valiosa colaboración del director de fotografía Damián García (Desierto, Güeros). Sin tener una trama atrapante —también por no seguir una estructura narrativa convencional, ni falta que le hace—  y con una temática muy conocida, como la maduración del adolescente o el drama de la inmigración ilegal, su fuerza está en sumergir al espectador en el peculiar mundo de una rica subcultura que está al margen tanto de la sociedad mexicana (el último estereotipo de Monterrey que uno pensaría es el de unos cholos de peinado estilizado bailando cumbias rebajadas) como de la estadounidense. Y, sobre todo, en la fascinación que causa un personaje, un adolescente introvertido y arisco —excelente descubrimiento del joven Juan Daniel García Treviño, quien nunca había actuado— que en medio de una situación vital difícil está, como todo joven, en una búsqueda de su identidad.