La Invención de Hugo

(2011) EE.UU.
DIRECCIÓN Martin Scorsese
GUION John Logan basado en el libro de Brian Selznick
MÚSICA Howard Shore
FOTOGRAFÍA Robert Richardson
REPARTO  Ben Kingsley, Asa Butterfield, Chloe Grace Moretz, Sacha Baron Cohen

La amas o la odias

Con muchas ganas me senté en la butaca para ver la nueva película de Scorsese. Con 11 nominaciones a los Oscars en mí todo era ilusión, incertidumbre y alegría por tener la posibilidad de verla antes de la gala. Toda esa ilusión se evaporó durante de la primera hora del film donde una lentitud pocas veces vista en Scorsese abomina y adormila al espectador.

Martin Scorsese deja de lado sus películas de gángsters, de suspense para, según él, hacer una película de aventuras y de magia para niños. Siento decir que para nada un niño es capaz de interesarse por la historia. Un relato ambientado a principios del siglo XX en la ciudad de París donde un niño llamado Hugo vive y trabaja en el reloj de la estación de tren. Lo único que tiene es una extraña máquina que, con la ayuda de una niña y un vendedor de juguetes, tendrá que encontrar el propósito para el que fue creada, mientras tratará de huir del inspector de la estación.


Tras la primera hora de aburrimiento, el espectador se mete de lleno en una aventura donde la ambientación, fototografía y música del París de comienzos de siglo XX rozan la perfección. Por otro lado, todos los actores, a excepción de la mujer del vendedor, tienen una actuación bastante pobre. Todos muy planos y poco creíbles donde Hugo roza en algunos compases el ridículo y la mofa. No me extraña que no tenga ninguna nominación de actores a los Oscars.

La película gracias a la segunda hora se salva y es capaz de sacar  algunas sonrisas al público. Pero lo más destacabale es la perfecta balada que construye Scorsese hacia los orígenes del cine.

Álvaro Martí

Todos los datos de La Invención de Hugo

3 comentarios sobre “La Invención de Hugo

  1. Fue una gran decepción, cierto. Pero del mismo modo fue sorprendente el uso que hace del 3D. Es la primera en utilizarlo durante todo el largometraje, y con fines únicamente artísticos y no sensacionalistas como se venía haciendo hasta ahora. Y en cuanto a los actores no los veo tan mal, sino lo que es patético es el doblaje.Un saludo!

    1. No la vi en 3D, pero estoy completamente de acuerdo contigo en que lo utilizará con fines artístiscos para ambientar mucho mejor y de una manera más perfecta la ciudad de París. En cuanto a la cuestión de los actores puedes tener razón, la veré en versión original, pero independientemente del idioma dudo que Hugo me parezca buen actor.

      Gracias por el comentario.
      Un saludo.

  2. Ir a ver una película infantil sin sentirse ridículo, porque la dirige Martin Scorsese y la crítica no puede darle mejores puntuaciones, es hasta cierto punto agradable. Tienes justificada tu presencia en la amplia sala, ahora no solo llena de niños. No es de dibujos animados y la puedes ver en 3D. Es el primer proyecto del director con esta tecnología y el mismísimo James Cameron afirmaba que no había visto mejor uso del 3D en ningún ejemplar, incluyendo los suyos.

    Hay filmes que se pagaron para lucir sus capacidades técnicas, pero con escasos resultados narrativos, como es el caso de la catastrófica –en todos los sentidos– ‘2012’ (2009). Por el contrario la conmovedora ‘Avatar'(2009) que ya poca gente recuerda a pesar de su impresionante forma de transmitir un mensaje, se encuentra entre las más expresivas, con un uso del software más avanzado para realizar un proyecto de descomunales dimensiones. Una de las aspiraciones del cine de la década que comienza es impresionar al espectador con efectos alucinantes, al estilo de un espectáculo de circo. En la mayoría de los proyectos solo se centran en eso y la idea o el fondo resultan escasos o poco profundos por lo que es probable que sean olvidadas cuando los acróbatas se eleven más alto.

    En ‘Hugo’ es indiscutible el trabajo sensorial. Los efectos visuales son increíbles, constituyen un alarde de creatividad, mostrando las infinitas posibilidades narrativas de la cámara. Nada más comenzar la cámara que sigue a Hugo (Asa Butterfield) por los distintos escondites de los relojes de la estación y el tobogán, así como la romántica imagen de París con el sol naciente, auguran un espectáculo magnífico. En ningún momento deja de ofrecerte esta premiada dirección artística, mostrando colores inéditos en las flores o simplemente intensos retazos de viveza en los mecanismos de las máquinas. La recreación de los escenarios, así como la puesta en escena de los años 30, parece recordar –como siempre hago referencia– a la magia de la narrativa de Charles Dickens. Una fotografía muy inventiva la del tres veces oscarizado Robert Richardson.

    Algunas de las cifras que suelen acompañar a estos desorbitantes rodajes aparte del presupuesto (170.000.000 $), son los 1000 ordenadores que se utilizaban para realizar cada fotograma en el rodaje. A pesar de que el mérito no es ni la mitad de cualquier obra es parte a considerar. Mencionar también la recreación muda en la estación de personajes como Django Reinhardt, James Joyce y Winston Churchill.

    Que tenga cinco premios Oscar, y que haya sido candidata más nominada del año no tiene que distraer al espectador con falsas esperanzas, esto es imprescindible, de lo contrario puede salir con mal sabor de boca del cine. Quiero insistir mucho en esta cuestión ya que ha causado numerosas desgracias en la apreciación del cine. Daría lo que fuera por ver una película sin prejuicios, como si fuera la primera vez y sorprenderme con todo el detalle de una obra maestra. Lamentablemente esto ya no es posible, pero hay que hacer lo imposible para disfrutar y analizar el filme y sacar lo mejor de cada obra.

    El motor fue la hija de Scorsese, Francesca que le regaló la novela de Brian Selznick con la esperanza de que algún día hiciera una película de la misma. John Logan prolífico guionista nos ha regalado grandes obras como ‘Gladiator’ (2000), el musical ‘Sweeney Todd’ (2007), ‘El último samurái’ (2003), así como su anterior trabajo junto a Scorsese: ‘El Aviador’ (2004), y ahora corre a su cargo la adaptación de la novela de Selznick. Merece cierto respeto, a pesar de que sinceramente no es lo que todos esperábamos.

    El guión es tremendamente lento en el sentido de que no existen grandes saltos que perturben la tranquilidad del espectador, es como un cuento con mucha descripción imaginativa, incluyendo la acusada ingenuidad y simplicidad creativa que acompaña a estos trances eternos. Un resultado en este sentido bastante modesto. De modo que lo más importante yace en el cómo; el qué es secundario aunque esencial. Nos encantan los homenajes, pero a Hollywood más todavía. En concreto este año con ‘The Artist’ y ‘My Week with Marilyn’ ya deberían de estar contentos, además de que la mayoria de los premios han ido a parar a este ejemplar compartiéndolos con el de Hazanavicius. Sin embargo no todo el mundo entiende y aprecia esta clase de eventos sobretodo si se trata de George Méliès, soñador y director archirreconocido en la posteridad por sus comienzos de la historia del cine con ‘Viaje a la luna’ (1902). Supongo que estamos mal educados.

    Scorsese tiene en el alma el talento y la pasión por el cine, además de su interminable lista de galardones y la fundación de la World Cinema Fundation. La aparición de los hermanos Lumière, Chaplin o las múltiples referencias a la fantasía del cine, son la expresión de gratitud del director hacia el séptimo arte.

    Era difícil ver trabajar a M. Scorsese sin el incondicional DiCaprio. En elenco de Ben Kingsley, Jude Law, el irreverente Sacha Baron Cohen, así como el inmortal Christopher Lee es fantástico, aunque moderado, pues los que brillan en este largometraje son los iniciados Butterfield y Moretz. Personalmente he descubierto a Asa B., pues aunque lo vi en ‘El niño con el pijama de rayas’ (2008) no me llamo la atención, al contrario que en ‘Hugo’ donde ha hecho gala de una expresividad inusual y cómo no, muy prometedora. Me ha recordado considerablemente al Elijah Wood de ‘Las Aventuras de Huckleberry Finn’ o ‘El buen hijo’ ambas de 1993. No me ha sorprendido tanto la alabada Chloë Moretz, quizá por un papel demasiado idealizado (noño) e incluso sobreactuado, pero aún es pronto para juzgar: se esperan grandes cosas de ambas carreras.

    En conclusión una película magnánima y espléndida, que hace gala de un lado artístico muy trabajado y admirable a pesar de su ordinario lado narrativo por parte del comedido en sobresaltos guión. Solo apta para cinéfilos en mi opinión, ya que profundiza en este aspecto cinematográfico en todos los sentidos y deja más a un lado la clásica oferta aventurera o inquietante del cine de entretenimiento.

    http://www.rostard.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s